Para gustos, los colores (por los cojones)

Pensar que el ‘buen gusto’ se le debe presuponer a un artista es de una ingenuidad que merece el mejor revolcón, así como la humillación dialéctica y la revisión de algunos planteamientos. Es lo que opina y sobre lo que reflexiona el arquitecto Luis de la Cuadra.

Deja un comentario