Después de 13 años , la Hiluxse vendera en Japón

No es un trabajo fácil. Implica acercar las posiciones entre culturas tan disímiles como la japonesa y la latina.

Desde Tokyo (Japón) – Gustavo Salinas es argentino. Trabajó en Toyota Argentina incluso antes de que se comenzara a fabricar la Hilux en Zárate. Y ahora lleva más de un año viviendo en Japón. El nombre de su cargo es largo y complejo: Project General Manager Sales & Marketing Latin America & Caribbean. Su tarea es más sencilla de explicar: es el responsable de coordinar el intercambio comercial y los planes de negocios, entre la casa matriz de Japón y cada uno de los mercados de América Latina donde Toyota está presente.

Salinas lo vive en su experiencia cotidiana en Japón. Tuvo que adaptarse a la particular idiosincrasia de la cultura del país asiático. Lo grafica con una anécdota: “Cuando fui a sacar el registro, me rebotaron en el examen de manejo. Fue por no seguir al pie de la letra el procedimiento obligatorio antes de subir al auto: chequear la presión de cada neumático, agacharse bajo la trompa del vehículo para asegurarte de que no hubiera nada debajo del auto, etcétera. Me fueron quitando puntos en el examen y tuve que volver a rendir. Es tan estricto que hasta los propios japoneses se ponen nerviosos en el examen y también deben rendirlo más de una vez”.

También tuvo que aprender sobre la cultura del mercado automotor japonés: “La empresa me permitió encargar un auto y elegí un Prius. Lo configuré a mi gusto y elegí la modalidad de entrega a domicilio. Me lo llevaron hasta la puerta de mi casa en el día y el horario acordado. Mientras lo revisaba, me puse buscar el puerto USB. ‘Usted no lo encargó con USB’, me respondieron. Es un país donde todo funciona a la perfección, pero donde nada se puede dar por entendido o por sentado. Hay que ser muy claro y específico en todo”.

En su rol de nexo con el mercado latinoamericano, Salinas es uno de los principales impulsores de la expansión de las exportaciones de las Toyota Hilux y SW4 fabricadas en Zárate. No lo dice, pero se le nota: es su producto favorito.

Por eso habla con orgullo de un reciente cambio en la cultura japonesa: después de 13 años, la pick-up best-seller de Toyota se volvió a vender en su país de origen. Llega procedente de Tailandia y se encuentra en los concesionarios con una configuración extraña para el ojo argentino: con equipamiento rústico, pero estética aventurera.

Las fotos que se publican acá fueron tomadas en Juan Manuel Manassero, el gigantesco showroom y museo de Toyota, ubicado en un shopping center de Tokyo (ver nota aparte). El diálogo con Gustavo Salinas en Tokyo se reproduce a continuación.

-¿Cuántos años lleva trabajando en Toyota y en qué consiste su tarea como Project General Manager Sales & Marketing Latin America & Caribbean?
-Comencé a trabajar en Toyota Argentina en 1996, un año antes al inicio de la producción de la pick-up Hilux en Zárate. Mi función actual en TMC (Toyota Motor Corporation) tiene responsabilidad sobre la operación comercial de Toyota en la región de Latino América y Caribe (excepto México). Dentro de mis funciones se encuentran diversos proyectos que hacen al crecimiento de Toyota en la región, entre los cuales están la exportación de la Hilux y SW4 producida en la Argentina a toda Latino América. También la expansión de ventas de vehículos con energía alternativas (con la tecnología híbrida del Prius 4 Generación en una primera etapa), y el desarrollo de las operaciones comerciales orientadas a las necesidades de los clientes latinoamericanos, a partir del crecimiento en volumen y participación de mercado de Toyota en los últimos años en la región.

-Al tener una visión más general del mercado de autos latinoamericano, ¿cómo está posicionada hoy Toyota en la región y qué análisis hace de la situación actual del mercado argentino?
-En la región de Latino América y Caribe (que totaliza 41 países, exceptuando México), se comercializan aproximadamente 4 millones de unidades, y las ventas de Toyota superan las 400 mil, obteniendo una participación de mercado del 10%. El posicionamiento de Toyota es muy sólido y consistente en todos los países, basado en el reconocimiento de su valor de marca, calidad de sus productos, gestión de posventa y valor de reventa de sus vehículos. La evolución del mercado argentino, con un volumen aproximado de 900 mil unidades en el 2017, es un escenario promisorio para continuar trabajando en el crecimiento de Toyota en nuestro país. En ese sentido, el lanzamiento de la Innova en noviembre próximo será un paso más en ampliar la línea de productos y servicios que les ofrecemos a los clientes argentinos. Confiamos en que el mercado argentino va a continuar en un sendero de crecimiento sostenido y Toyota continuará expandiendo su presencia en el mismo con nuevas propuestas en adelante.

-La planta argentina de Toyota está exportando cada vez a más mercados en la región. ¿Qué países están recibiendo hoy las Hilux y SW4 fabricadas en Zárate? ¿Y cómo influye esto en la imagen que tiene América Latina sobre los autos fabricados en la Argentina?
-Actualmente Toyota Argentina está exportando a 21 países en la región: Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay en Sudamérica; Belice, Costa Rica, Nicaragua, Honduras , Salvador, Panamá , Guatemala en Centroamérica; y Bahamas, St Maarten, Haití , República Dominicana , Aruba ,Curazao en el Caribe. Toyota Argentina, como base de exportación para toda la región, ha logrado no sólo brindar productos de la más alta calidad sino fundamentalmente un servicio de exportación, que considera todas las necesidades de los clientes en cada país. En este sentido, se brinda una atención inmediata a cualquier necesidad que pudiera surgir, y eso ha elevado sustancialmente la imagen de los productos exportados desde la Argentina. Es así que los Distribuidores de Latinoamérica están plenamente satisfechos con los productos y la atención que se les ofrece, percibiendo a Toyota Argentina no como un mero proveedor, sino como un socio estratégico.

-Su trabajo consiste también en ayudarles a los japoneses a comprender las idiosincracias de América Latina. ¿Cuáles son las características y costumbres de nuestro mercado que más les cuesta entender y cómo se trabaja para ayudar al entendimiento de dos culturas tan diferentes?
-La región latinoamericana históricamente presenta volatilidades y desafíos políticos y económicos, que se reflejan en las fluctuaciones que tienen los mercados automotrices. Indudablemente, es un escenario muy diferente al de países con estabilidad en el largo plazo como el japonés. Una profunda comunicación sustentada en hechos e información de la realidad de cada país es mandatorio para orientar las operaciones correctamente. Trabajar en la casa matriz permite contribuir a un mejor entendimiento diario en ambas direcciones en culturas tan distintas como la latina y la japonesa. A partir de ese entendimiento mutuo, nos enfocamos en detectar las oportunidades que la región brinda, considerando el crecimiento poblacional y el incremento de la motorización esperada, y por consecuencia atender las necesidades que tengan los clientes. Dadas las condiciones de movilidad que existen en la toda la región, los productos y servicios Toyota se ajustan exactamente a las necesidades de los usuarios latinos. Son productos de calidad y confiables, con un sólido respaldo de marca.

-Hace un mes, Toyota volvió a vender la Hilux en Japón después de 13 años de ausencia. ¿Por qué se había suspendido su comercialización y cómo es el tipo de público que compra la Hilux en Japón?
-En Japón aún hay un importante parque de unidades de Hilux. Los usuarios japoneses guardan una muy buena imagen de la Hilux, y están en conocimiento de su exitosa presencia en otros mercados del mundo. Es así que muchos usuarios de Hilux en Japón solicitaban la posibilidad de reintroducir la nueva generación. Toyota, atendiendo esos requerimientos, decidió volver a comercializar la Hilux en el mercado japonés a partir de este mes de octubre. Se había dejado de vender en el 2004. El cliente que potencialmente compraría la Hilux, es un cliente orientado al trabajo y que se encuentra fuera de las grandes ciudades. Igualmente, si bien en menor número, también en ciudades como Tokyo se espera que haya clientes que compren la Hilux como un segundo vehículo, para uso recreacional. La Hilux en Japón se comercializa en su versión del motor 2GD de 2.4 Litros diesel 4WD , y en dos niveles de equipamiento.

-Toyota anunció en el Salón de Tokyo su plan para extender el uso de energías alternativas a toda la gama de modelos. ¿Veremos alguna vez una Hilux híbrida, eléctrica o a hidrógeno?
-En la conferencia de prensa en el Salón del Automóvil en Tokyo, Toyota anunció que está en la dirección de dejar de producir vehículos convencionales a combustión nafteros y diesel a partir del 2040. En ese camino, este año se está trabajando en la expansión de los vehículos híbridos en toda la región. El Prius en su cuarta generación está incrementando sus ventas sustancialmente, pero principalmente permitiendo conocer los beneficios y el disfrutar del conducir un vehículo híbrido. La intención es ir gradualmente ampliando nuestra línea de vehículos con tecnología de energía alternativa en cada país. No descartamos en este escenario futuro ningún tipo de vehículo de pasajeros o comercial.

Entrevista de C.C.

***

Así es la Hilux que se volvió a vender en Japón, después de 13 años de ausencia.

Motor 2.4 turbodiesel 4×4, equipamiento rústico y estética aventurera.

Si no lo pedís, ni siquiera trae equipo de audio.

En el Megaweb de Tokyo también se exhibe la TNGA: la nueva plataforma global de Toyota.

La  Toyota New Global Architecture servirá de base para desarrollar la nueva generación de Corolla, Yaris, CH-R y Prius.

La TNGA ya se confirmó que se radicará en Brasil, donde la apodaron “Tanga” (leer más).

En el Megaweb no sólo hay Hilux y plataformas: también un rincón de la división de tuning TRD, que acaba de desembarcar en la Argentina (leer más).